La formación ‘online’ se reinventa

La educación virtual se reinventa ofreciendo sus contenidos adaptados a todo tipo de dispositivos móviles y con la interacción ‘social’ entre alumnos y profesores.

Los grados y las asignaturas se irán superando cómo las vidas de un juego adictivo.

Desde que a principios del actual siglo XXI se acuñara el término e-learning, traducido en nuestro pais como formación on-line, no se ha dejado de investigar sobre las maneras de aprender en Internet.

Una decáda después de la irrumpción de esta nueva forma de educación a distancia, muchos de los expertos que pronosticaban una ‘revolución total’ en el campo del aprendizaje y que auguraban que la enseñanza en la Red pronto habría superado siglos de pedagogía presencial ven, con cierto desazón, que el ritmo al que se desenvuelve es más lento al deseado.

Según los expertos en e-learning, la solución a los problemas y errores que ralentizan la expansión de esta nueva manera de aprender pasa por potenciar las metodologías del aprendizaje, por encima del protagonismo que ha tenido y tiene la parte tecnológica.

Y esta ‘vuelta de tuerca’ a la enseñanza online viene dada por el segundo boom que esta viviendo este campo, con la progresión de las infraestructuras tecnológicas y el acceso a Internet de la mayoría de la población por un lado y el aumento de la demanda por el otro. Aumento que, según datos del Ministerio de Educación, es de un 300% en los últimos dos años. Además la búsqueda de cursos online en Internet se ha incrementado en un 200% desde 2008, según la plataforma especializada en cursos Emagister.

Algunas de las medidas que se están implantando para revitalizar el sector pasan por la creación de formatos creados exclusivamente para su aprendizaje en el medio online y por romper con la soledad de estudiar frente a una pantalla con aplicaciones y programas que permiten la interacción en tiempo real con otros alumnos y profesores.

Aprovechar y potenciar mucho más la parte interactiva de Internet y las herramientas innovadoras que esta ofrece es el reto de los profesores, unos profesionales que deben contar con un perfil muy determinado, formado y muy creativo que se sientan cómodos innovando y con vocación de ser líderes del cambio en el aprendizaje.

Casi todos los expertos opinan que lo que se ha denominado e-learning movil, es decir los cursos adaptados para que parte de su contenido se pueda aprender desde dispositivos móviles, el uso de la nube como gran contenedor de contenidos, la combinación del e-learning con técnicas sociales (como el lenguaje de los videojuegos) y la formación online adaptativa cada vez más flexible podrían mejorar los resultados del aprendizaje en Internet.

Y en ello están. Ahora hay una realidad tecnológica que no existía hace cinco años: todo el mundo tiene un dispositivo móvil conectado a una red de alta velocidad, todos tienen experiencia en redes sociales y en videojuegos y en Internet existen materiales didácticos de muy buena calidad en abierto.

Gracias al uso de todos estos recursos ha florecido el concepto de flipped classroom, en español clase invertida. Un intento de luchar contra el aburrimiento y la desmotivación en los cursos online.

La clase invertida intenta cambiar el orden clásico en que se ha enseñado durante muchos años: un profesor que enseña teoría y manda deberes para casa. Ahora se trata de sacar del aula todo lo que el alumno puede hacer de forma autónoma, gracias a los vídeos, animaciones y materiales audiovisuales para dispositivos móviles, y que el profesor saque partido a la interacción social de tener todo un grupo unido. Por ejemplo, hacer prácticas en grupo, juegos, provocar discusiones y que el profesor tenga más oportunidades de convertirse en líder del grupo para personalizar el aprendizaje hasta donde sea posible.

La educación online también propone aprovechar la dilatada experiencia en videojuegos que ya poseen los estudiantes de hoy. Para aplicar los principios de gamification (ludoficación o aprender jugando) se diseñan cursos con unidades más cortas, con insignias que funcionan pasando pantallas y superando etapas. Los elementos del juego imprimen cierta competencia al aprendizaje entre los integrantes del curso. Todo vale para matar el aburrimiento.

Expertos y gurús del e-learning ya adelantan cuáles serán las tendencias que, ahora sí, se espera que revolucionen el aprendizaje en Internet. El uso de la analítica de datos para analizar cómo aprenden los alumnos estudiando sus propios hábitos será una herramienta de primer orden. También, el diseño de cursos cuyos materiales se puedan descargar en el ordenador, el teléfono o la tableta. Se trata de adaptarse a la vida errante del estudiante de hoy, un sujeto que tiene que sacar tiempo para estudiar en cualquier sitio y en cualquier circunstancia. En la mesa de trabajo, en el autobús o en la cinta del gimnasio.

Share it